¿Cuántas veces uno como entusiasta en el mundo de la mezcla, ha sufrido la falta de un buen espacio de mezcla?. Aquellos estudios donde hay grandes paredes forradas de gran cantidad de material absorbente y difusión profesional, como en miles de fotografiías alrededor de internet, a un precio tan elevado que para muchos de nosotros les robaría la ilusión de tener un estudio de mezcla profesional como los grandes.

No todo está perdido…

Aunque parezca extraño la solución a la mayoría de los problemas acústicos dentro de tu home studio están a la distancia de unos cuantos pasos al mueble más cercano…..tan simple como eso? Si! Gran parte de las soluciones acústicas que vemos en los grandes estudios de mezcla/grabación se basan en un mismo principio, facilitando mucho la tarea de lograr un cuarto de mezcla en nuestras casas lo suficientemente bueno como para obtener resultados profesionales sin
tener que empeñar el auto en ninguna parte.

Paralelismo: un aliado estético pero problemático.

Que bonito es ver nuestro home studio tan ordenado y simétrico como si de un espejo al centro se tratase, pero…. no todo lo que brilla es oro eso es seguro, si, en efecto el paralelismo es un común dentro de todos los cuartos de nuestras casas, y con razón! sería muy raro tener un cuarto triangular, pero esto es de las principales causas de un sonido poco definido y con unos bajos que desaparecen o se acentúan al momento de escuchar la mezcla dentro del auto o en otro equipo de bocinas. La mejor forma de lograr un sonido más balanceado sin invertir mucho dinero es hacer de nuestro cuarto los más irregular posible en el sentido de nuestras paredes; poner un librero detrás de nuestra silla con muchos libros de diferentes tamaños logra un efecto de difusión que evita que reflexiones concentradas entre paredes vayan al mismo punto una y otra vez siempre considerando que las irregulares en las paredes deberían, en el caso más ideal, de ser lo más parecidos a ambos lados de los monitores para garantizar una mejor imagen estéreo de nuestra mezcla.

Poner un sofá, cama (en caso de ser una recamara), cortinas o cuanto mobiliario podamos colocar en las paredes de nuestro cuarto de mezcla (mejor si son absorbentes) garantiza que tengamos un sonido más “apagado” y “reflexiones más irregulares” que nos servirá para tener una escucha más directa/sin coloración de los monitores y por consecuencia una mezcla más enfocada.

El equipo… ese viejo amigo olvidado…

Que sería del cirujano si en lugar de tener un bisturí tuviera una cierra? Algo no cuadra verdad? Podríamos invertir mucho tiempo re-acomodando cosas en nuestro home studio para lograr mejorar nuestra acústica pero créelo.. por lo general nos olvidamos de un pilar fundamental dentro de nuestras mezclas …el equipo!
En nuestro home studio lo único que conecta nuestra mezcla a nuestros oídos son los monitores, si estos no cumplen ciertos requisitos, aunque hiciéramos todo lo posible para lograr una acústica perfecta serviría de poco. Es importante, por eso, guardar una buena cantidad de nuestra inversión inicial en unos buenos monitores de referencia así como una interface de audio con buenos convertidores ya que este último es el primer eslabón antes de los mismos.

De vuelta a la realidad:

Evidentemente uno tiene que evolucionar, no solo en el aspecto emocional/técnico de la mezcla, si no también en el espacio que nos rodea… es por eso que existen todavía grandes estudios de mezcla de inversiones astronómicas, no por el hecho de tener una mayor poder económico o una apariencia más asombrosa simplemente, si no para lograr controlar TODOS los problemas acústicos de un cuarto y esto solo se logra con inversión y un buen estudio acústico del cuarto destinado a la mezcla, pero no lo mal entiendas, no se está diciendo que tienes que invertir una millonada en el análisis acústico de tu cuarto para evolucionar, pero si hay que ser conscientes de que al igual que una planta, hay que invertir para que esta crezca y nos dé un buen fruto posteriormente, eso sí, de poco a poco y con esfuerzo se puede lograr sin problema!

Artículo escrito por: Ing. Iván Carreón Ramos / Ingeniería aplicada ITEA

Deja un comentario